Cuando puedes destruir tu archivo